Saltar al contenido

Césped híbrido, todo lo que debes saber

El césped híbrido se trata de una superficie que usa el Villareal, el Madrid, el PSG, el Stade de France o la mayoría de los campos de la Premier League. Este tiene su origen en la ciudad británica de Huddersfiels, en pleno centro de Reino Unido, donde existía la necesidad de tener un campo lo suficientemente resistente para aguantar partidos de fútbol y rugby a la vez.

¿Qué es el césped híbrido?

El césped híbrido es una mezcla entre césped natural y artificial. Está compuesto por 96% de material natural y un 4% del mismo plástico con el que se hacen las canchas sintéticas en el mundo y muchos tapetes. Esta grama es una revolución para el juego.

La implantación se realiza de forma mecanizada cada 2 centímetros aproximadamente y a una profundidad de entre 15 y 18 centímetros, insertando millones de fibras de césped artificial con el objetivo de que las raíces de la hierba natural crezcan alrededor de dichas fibras artificiales.

Césped híbrido: más resistencia, tracción y estabilidad

El césped híbrido es más resistente, tracciona mejor y da más estabilidad a un terreno de juego. Los clubes más importantes de Europa ya están utilizando este tipo de césped.

Actualmente, este tipo de superficie está siendo utilizado en España por el Villareal, el Real Madrid y el Barça. En Francia ya se ha implantado en el Parque de los Príncipes, donde juega el París Saint Germain, así como en el Stade de France.

Con este tipo de césped se obtienen las mayores prestaciones para la práctica de todo tipo de deportes. Con la implantación de césped sintético, la hierba natural se ve reforzada y se consigue una fijación de los tepes de hierba más firme y uniforme.

Del mismo modo, se mejora considerablemente el drenaje del campo. Asimismo, los campos de hierba híbrida se recuperan mucho mejor y más rápido después de los partidos.

¿Qué ventajas se obtienen frente al césped natural?

Su popularidad se debe a estas ventajas:

  • La superficie de juego permanece verde por más tiempo, debido a que la pérdida de cubierta vegetal natural es compensada con las fibras sintéticas insertadas.
  • Las raíces de la hierba natural se enraízan con mayor agarre, lo que proporciona mayor estabilidad y protección a la planta frente al arrancamiento.
  • Su coste de mantenimiento es menor que el césped natural. Además, garantiza más horas de juego.