Saltar al contenido

Césped para fútbol: características y ventajas

El césped debe estar en las mejores condiciones posibles para conseguir un buen terreno de juego y poder llevar a cabo esta práctica. Otro punto importante es valorar la calidad de la tierra del campo donde se instalará el césped. De ser necesario, se colocará una capa base con los nutrientes requeridos para conseguir un enraizamiento perfecto.

Césped artificial para campos de fútbol

El césped artificial de alto rendimiento abarca medidas desde 40 mm, 50 mm y 60 mm. Esta gama de césped se caracteriza por su suavidad y la gran calidad de sus fibras. Es un producto óptimo que permite la recuperación del césped después de la pisada.

Ventajas del césped sintético para estructuras deportivas

Entre otras, las más relevantes son:

  • Su fabricación sigue estrictamente los parámetros de la FIFA, por lo que son campos de alto rendimiento, seguros, longevos y de alta calidad.
  • El coste de mantenimiento del césped artificial es mucho menor; además, tiene una larga duración por su resistencia a los cambios de temperatura y, tras la lluvia, se seca con rapidez.
  • Es una superficie uniforme en todo el campo, por lo que el jugador está completamente seguro, lo que disminuirá las posibilidades de lesiones.

¿Por qué seleccionar césped artificial para un campo de fútbol?

La implementación de césped artificial en campos de fútbol ha sido una decisión acertada que se lleva haciendo desde hace varios años. Aunque algunos futbolistas y personas de este entorno no aceptan este tipo de césped, ha ido creciendo la cantidad de estadios donde se utiliza el césped artificial debido a las notorias ventajas y beneficios que ofrece.

Césped híbrido: más resistencia, tracción y estabilidad

Gracias a estas características y ventajas el césped híbrido se ha ido implementando en los campos de fútbol más importantes de Europa. Este es una mezcla de hierba sintética y hierba natural que se combina mediante un tejido artificial bajo la superficie.

En la actualidad, este césped ha sido instalado en España por el Villareal, el Real Madrid y el Barça. En Francia ya se ha implantado en el Parque de los Príncipes, donde juega el París Saint Germain, así como en el Stade de France. Asimismo, sucede en los campos de la Premier League inglesa. Los jugadores lo aprueban porque les gusta cómo bota y rueda el balón.

Césped natural para la práctica de fútbol

Este es el único césped que está formado por un ser vivo, a diferencia del resto que están compuestos por materiales inertes. Su naturaleza hace que sea uno de los pavimentos más complejos y del cual solo se pueda realizar una pequeña aproximación a sus principales características.

En cuanto al mantenimiento del césped natural se debe cuidar la salud de la planta debido a que la mayoría de las propiedades que los deportes demandan dependen generalmente de que la planta esté sana.

Cómo funciona el drenaje del césped en un campo de fútbol

Para un campo de fútbol es muy importante la instalación de un sistema de evacuación adecuado que ayude al césped a absorber el agua. Por ello, con un buen sistema de drenaje se evitan charcos en determinadas zonas del terreno, uno de los problemas más indeseado en estos campos.

La ausencia de drenaje ocasiona daños en el terreno de juego y genera gastos adicionales en su mantenimiento. Generalmente, esto ocurre si el terreno de juego está situado en una región cuyo clima es muy lluvioso debido a que el césped tiende a llenarse y se forman charcos de agua en ciertas áreas.

El funcionamiento del drenaje es el siguiente: primero el agua cae en la grama, luego el agua pasa a la arena y, de ahí, finalmente llega al piedrín donde el agua es capturada por la tubería con agujeros.

Instalación del drenaje del césped en un campo de fútbol

Anteriormente ya mencionamos la importancia de un buen drenaje de césped en un campo de fútbol. Además, su correcta instalación y mantenimiento evitarán muchos problemas en el terreno. Para un mantenimiento eficiente se debe revisar la capa del material drenante para constatar su buen estado. Por ello, se deben retirar las piedras, arena o cualquier otro material que entorpezca su buen funcionamiento.

Para la instalación de un sistema de drenaje es conveniente realizar con anterioridad ciertos estudios. Primero hay que analizar la composición del suelo. Del mismo modo, se ejecuta un completo estudio climático en donde se refleje la pluviosidad, la incidencia del viento y la radiación solar. Por último, se realiza un informe geotécnico para calibrar la naturaleza del suelo.

Normalmente, para conseguir un drenaje perfecto se colocan tubos de 40 a 50 centímetros de profundidad en zanjas de 40 centímetros de ancho y separadas de 2 a 3 metros. Dichos tubos se colocan en paralelo y se conectan todos a uno principal. En los tubos debe colocarse un corrugado especial con una tela geotextil para que la tierra no se mezcle con la grava.